nordesteya.com

Publicite agregar a favoritos
 
Stanovnik durante el Corpus Christi
“El progreso para una vida digna debe llegar con urgencia a los ms postergados”
 

En solemnidad del Santsimo Cuerpo y Sangre de Cristo se celebr una misa especial en la Catedral, presidida por el arzobispo de Corrientes, quien brind un mensaje de aliento espiritual, salud a los padres en su da y expuso su postura con respecto a la condicin social actual y el origen de ello.

Generales 19-06-2017 |

Con una masiva participacin de fieles se realiz ayer la misa de celebracin del Corpus Christi presidida por el arzobispo, monseor Andrs Stanovnik.

Pese al fro matinal, la conmemoracin del Santsimo Cuerpo y Sangre de Cristo, eucarista y ncleo de la doctrina catlica, fue vivida con entusiasmo por cientos de creyentes que se acercaron hasta la Iglesia Catedral para formar parte de solemnidad que comenz a las 9.

Entre el pblico se pudo distinguir una elevada concurrencia de familias, nios e, inclusive, jvenes que asistieron con su uniforme de colegio. Este escenario fue advertido por monseor Stanovnik, que tras saludar a los presentes, destac: “Veo muchos nios en brazos de sus paps, aprovechamos para decirles feliz da del padre. Esta figura tan importante, esencial en la familia, importantsima. Que palidece cada vez ms, por eso es bueno que la conservemos, cultivemos, y maduremos ese rol”.

Adems, alent a los presentes a seguir asistiendo a las celebraciones litrgicas con sus hijos. “Lo que recibimos en la etapa de la niez, como alimento fsico, espiritual y psicolgico, no lo reemplazamos con nada despus. Es importante que vengan los nios y los jvenes”.

Ya introducindose al mensaje central, en conmemoracin de la solemnidad del Santsimo Cuerpo y Sangre de Cristo, Stanovnik indic: “La festividad nos remite inmediatamente a la pasin y muerte de Jesucristo, y particularmente a la ltima cena con sus discpulos, a una comida ritual con la que se conmemoraba la pascua juda”.

Dicho esto, recalc la relevancia del alimento, “es una experiencia que la tenemos y la necesitamos todos, desde que nacemos hasta que nos morimos”. Sobre esto mismo, basado en el Evangelio de Juan, indic que la vida espiritual tambin necesita nutrirse, “del Espritu Santo con el pan de vida, para que fortalezca nuestros pasos en la fe, la esperanza y la caridad”, explic el obispo.

Necesidades

Luego de abordar los aspectos bblicos, monseor Stanovnik plante la visin del peregrino, como ejemplo a seguir. “Es alguien que mantiene viva la memoria de su fe. Si la perdiera, se convertira en un idlatra de los bienes materiales, poder, influencias y placeres”. Para evitar caer en esta “tentacin”, el arzobispo exhort: “No te dejes arrastrar por el individualismo; por la indiferencia hacia los que sufren”.

Mientras la feligresa escuchaba con atencin, el obispo repiti dos veces el mismo consejo: “No te dejes tentar por la comodidad de grupos cerrados o por los liderazgos que confunden y dividen la comunidad”.

Asimismo, brind su postura con respecto a la realidad actual, declarando: “El pan material, dgase educacin, salud, trabajo, y el progreso para una vida digna, debe llegar a todos y con urgencia a los lugares, personas y familias ms postergadas”. Segn su visin, la causa son “las ofensas que no perdonamos y las que infligimos a los dems. Por eso, luego de suplicar el pan cotidiano, en la oracin del Padrenuestro pedimos el perdn de nuestras ofensas, condicionando ese perdn a la disposicin de perdonar las ofensas que nosotros hemos padecido. Recordmonos mutuamente el compromiso que asumimos al finalizar el Ao de la Misericordia “para seguir siendo misericordiosos”.

Para cerrar, monseor Stanovnik sintetiz: “El que adora a Dios, en espritu y en verdad, abre su corazn y sus brazos a los hermanos, aprende a pedir perdn y est dispuesto a perdonar siempre. Se convierte en un hombre fuerte y paciente para soportar la prueba en la adversidad, y en un apasionado en tejer lazos de amistad y compaerismo con todos”.

Procesin

Acompaaron a monseor Andrs Stanovnik, los sacerdotes y diconos del decanato centro.
Junto con la comunidad, tras participar de una misa conjunta, participaron en una alegre procesin hasta el Santuario Nuestra Seora de la Merced, donde fueron recibidos con globos y concluy la celebracin con la bendicin del Santsimo Sacramento.

 
Fuente: El Litoral
 
   
     
 
  Fotos del Día  
ULTIMAS NOTICIAS